No a los despidos en Nacional Córdoba. ¡Reincorporacion ya!

La Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa (MNTP) rechaza los despidos anunciados en LRA 7 por su nuevo director Orestes Lucero y exige la continuidad de todos los trabajadores. Lucero, un ex secretario de Gobierno del otrora intendente y ministro menemista Germán Kammerath, -condenado en octubre de 2015 a tres años y medio de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos-, comunicó en forma verbal los despidos contradiciendo los compromisos asumidos pocos días atrás.

Semanas atrás, el director ejecutivo de Radio Nacional Pablo Ciarliero y el propio Lucero habían convocado a una reunión al conjunto de los trabajadores de la radio cordobesa y allí se comprometieron a no realizar despidos. Compromisos similares fueron asumidos a nivel nacional con nuestra organización.La MNTP responsabiliza a las autoridades nacionales del conflicto al que nos están empujando ante el incumplimiento de los compromisos ya asumidos. Unos 200 trabajadores de Nacional vienen cumpliendo tareas desde hace años en condiciones de fraude laboral. Las nuevas autoridades se habían comprometido a regularizar esta ilegal situación. En lugar de eso ahora pretenden despedir. Advertimos que tomaremos todas las medidas que estén a nuestro alcance para luchar contra los despidos en Córdoba y en cualquier otra emisora del país.

Comunicado de la Asamblea de Radio Nacional Córdoba:

“TRABAJADORES DE RADIO NACIONAL CORDOBA EN ALERTA POR DESPIDOSReunidos en asamblea los trabajadores de Radio Nacional Córdoba nos declaramos en estado de alerta y asamblea permanente ante el anuncio por parte del Director Orestes Lucero de no renovar la contratación de trabajadores de la emisora, incumpliendo con el compromiso asumido por esta dirección y por el Vicedirector de Radio Nacional Pablo Ciarliero de no despedir ningún trabajador y por el contrario avanzar en la regularización de aquellos que desde hace años se desempeñan en la emisora bajo distintas formas de fraude laboral.Esta decisión, que no encuentra otra explicación más que una evidente discriminación política y censura por parte de quienes aseguran construir una Radio Nacional plural y democrática, se convierte en una amenaza para lo totalidad de los trabajadores que creímos en la buena fe de las nuevas autoridades.Asi mismo la noticia es conocida en el marco de la preocupación por el levantamiento de la programación local en la FM 100.1 y la reducción de la misma por AM 750 aumentando la incertidumbre sobre el futuro de la emisora.Exigimos a las flamantes autoridades revisar la decisión tomada y cumplir con la palabra empeñada para evitar una ruptura del diálogo y la paz social.”