Basta de ataques a la prensa: desprocesamiento ya

Basta de ataques a la prensa: desprocesamiento ya

El juez Martínez de Giorgi procesó a 22 de los 31 detenidos de manera arbitraria el 1 de setiembre en el marco de una brutal cacería y represión desatada por la policía Metropolitana y Federal cuando se desconcentraba la enorme movilización de Plaza de Mayo a un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

De esos 22 procesados, 4 son trabajadores de prensa: Ezequiel Medone y Juan Pablo Mourenza de la RNMA y Carlos Ardila Guerra, fotógrafo de ATE y Paola Barriga Montero, fotógrafa del Centro Integral Marcelina Meneses y de la Universidad Nacional de Avellaneda. El otro compañero de prensa detenido, Daniel Lara, integrante de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina, resultó sobreseído.

El procesamiento es por “intimación pública” y “resistencia a la autoridad”, a partir de las declaraciones policiales y la supuesta “actitud hostil”, razón absolutamente subjetiva que no encuentra ningún fundamento y que sólo buscar esconder la arbitrariedad con la que se produjeron aquellas detenciones.

El mismo juez que se declara “incompetente” para avanzar en la causa por el ataque del empresario corrupto Mariano Martínez Rojas y su patota a la redacción de Tiempo Argentino y Radio América, es quien procesa a 22 personas que como está probado en todas las filmaciones del 1 de septiembre fueron detenidas injustamente e incluso con las fuerzas represivas violando las leyes y protocolos para su actuación.

Pareciera que el juez De Giorgi está empeñado en atacar la libertad de expresión: es el mismo magistrado que el año pasado procesó a dos integrantes de Antena Negra TV.

Tal como lo denunciamos en su momento en la puerta de la comisaría y luego en conferencia de prensa en la legislatura junto a diversos sectores sociales y políticos, expresamos nuestro mayor repudio a este nuevo ataque a la protesta social que además significa un ataque directo a la libertad de expresión. El rol social de las y los trabajadores de prensa, de contar lo que sucede por ejemplo en una movilización, evidentemente le molesta a las fuerzas represivas. Es por eso que en mas de una oportunidad la prensa es blanco de ataques cobardes y de la represión directa. En la represión del 1ero de septiembre pasado se produjeron una gran cantidad de agresiones policiales contra la prensa. La policía arrojó gas pimienta a los ojos de cronistas, camarógrafos y asistentes de la TV Pública y de Canal 13/TN. Además, varios fotógrafos recibieron balazos de goma, gases y amenazas, solamente por registrar los hechos.

El SiPreBA se solidariza y se pone en total disposición de los compañeros procesados. Desprocesamiento ya! Basta de ataques a la prensa.